Fernweh.

Fernweh. ¿Alguien había oído esta palabra antes?

¿Nadie? Lo suponía. Describe la imperiosa necesidad de viajar, añoranza de un sitio en el que nunca has estado. ¿No es curioso? Yo la oí por primera vez hace algunos días y decidí darle algunas vueltas al tema.

gboXa

No seamos cínicos, Callejeros viajeros no es ningún bálsamo para los curiosos y, a no ser que recientemente te haya tocado la lotería o tengas acciones en Iberia, es poco probable que puedas permitirte más de dos viajes decentes al año. Y con decentes me refiero a lejanos. Y con lejanos me refiero a lejanos. De esos en los que no paras de preguntarte (y preguntar) porqué esto y porqué lo otro. En los que te vuelves pesado hasta para los locales, que nunca te han visto antes.

Arrugas la nariz frente a sus platos típicos porque no se parecen a nada que tú, gran entendido en gastronomía, consideres “comestible”. Tienes que ensayar antes de preguntar por ese parque nacional de nombre impronunciable para no parecer un idiota. Y, por supuesto, te has comprado una libreta y un bolígrafo para jugar al Pictionary con sus habitantes porque es la tercera vez que cuando dices “no” ellos entienden “sí” y viceversa, claro. Y así no hay quien llegue al hotel.

birdsNo me ha pasado nunca muchas veces, para qué mentir. El lugar más exótico que he visitado es Estados Unidos. Y para los escépticos, sí, me reafirmo. Estados Unidos es un lugar exótico donde los haya, pero eso daría para otro post.

Por desgracia, no soy una de esas personas interesantísimas con una mochila cargada de cacharros sobre la espalda y de mirada intensa. Yo no podría contarte cómo amanece la ciudad de Sichuan ni qué se siente al caminar completamente solo y en silencio por el parque Yosemite. Me gustaría, pero no.

Tampoco es probable que lo haga en un futuro, probablemente haga lo que todos: de casa a la oficina, de la oficina a casa y vuelta a empezar. Con un poco de suerte y si la cosa mejora, quizás tenga un buen sueldo y, tras pagar la luz y el gas, consiga no hipotecarme para poder llenar la nevera.

Quizás, y sólo quizás, pueda ahorrar algo y escapar 21 días tras ¡un año! de rutina inexorable. Reservaré los vuelos 3 meses antes mientras rezo para que no surjan imprevistos, haré las maletas con 2 días de antelación y ya está, me iré lejos. Me iré 21 días que pasarán como un fin de semana y volveré a la vida real. A entregarme a la rutina, a la falta de estímulos y mi querido “de casa a la oficina y de la oficina a casa”.

Al volver, me preguntaré cómo no lo he hecho antes. Porqué no he cogido nunca las maletas para dejarlo todo e irme a vivir a una granja perdida en Laponia. De esas en las que no pueda usar el móvil porque allí nadie sabe qué narices es el 3G, donde pueda esperarme a que salga el café porque (¡oye!) no llego tarde a ningún sitio.

The United Kingdom of Great Britain and Northern Ireland tourism destinations

Pero acostumbrada a nuestra dosis diaria de mediocridad, me quedaré en casa aletargada reflexionando. Si el viaje ha tenido algo de espiritual volveré prometiendo que me desharé de las cosas que no necesito y que me atan y les transmitiré lo mismo a los míos. Pero guardarlas en el desván no es deshacerse de nada y en realidad nunca he querido hacerlo, así que sólo prescindiré de ellas durante mi retiro personal. Sólo hasta que mi Yo consumista vuelva de viaje y nos entreguemos juntas a la vida materialista que tanto me gustaba.

Por lo que no. No puedo ser ese tipo de persona porque he descubierto recientemente que me encanta subirle el volumen al Spotify cuando cocino, que además siempre suelo ducharme con agua caliente los días de invierno y que, al fin y al cabo, en mi minúscula ciudad tampoco se vive tan mal. Además, tengo sinceras intenciones de labrarme un futuro y según me han dicho los expertos, podría no encontrar mi lugar cuando vuelva.

consumo-lixo-luxo

Supongo que  todos llevamos un comodón cobarde y conformista dentro al que por desgracia, a base de roce, hemos cogido cariño. Supongo que los viajes exprés de 21 días ya nos sirven y que la idea de no conocer más mundo que el que ya conocemos no nos parece tan terrible. Al fin y al cabo todos en Nueva York alguna vez han soñado con venir a Barcelona, ¿verdad?.

Y para experiencias emocionantes, siempre podremos cenar los viernes en aquel Indio tan bueno de la esquina y pedirlo todo con extra de picante. Eso sí, que no cunda el pánico, siempre después del trabajo.

Anuncios
Estándar

3 thoughts on “Fernweh.

  1. Buenas reflexiones y coincido con la idea de fondo expresada, peeeroooo apunto una idea: Darse esa libertad de viajar, de vivir por un tiempo sin ataduras y conociendo otro tipo de experiencias durante un tiempo.

    Cuando lo hagas, habrás vivido algo diferente y emocionante durante un tiempo, que podrás repetir o no algún día, pero ahí quedará eso e incluso puede ayudarte a valorar aún más lo que tienes en casa… O no, quién sabe 🙂

    Lo dice un viajero que rompió con todo por un año y que volverá con la sonrisa puesta.
    C.

    Le gusta a 1 persona

    • Así que tú eres mi visitante de Vietnam… Impresiona saber que alguien te ha encontrado estando tan lejos, impresiona y emociona.

      No he podido evitar darle un vistazo a tu blog aunque esta mañana estoy especialmente liada ¡gran error! He empezado a leer y ya me he olvidado todo.

      Lo decidiste, ¡así de sencillo! me quito el sombrero, aún no he sido valiente. Y coincido, no necesitabas más razón que las ganas de vivir. Debe ser increíble la sensación de libertad… ¿verdad?

      Desde hoy tienes otra seguidora. Sigue dándonos envidia Tú y Pablo, claro. 🙂

      Me gusta

      • Así es..! Y bueno, te encontré a través de Miquel, amigo mío desde que nos conocimos en el Iese. La vida da muchas vueltas!!

        Nos seguimos por las redes!
        Sigue haciéndonos reflexionar, yo daré un poco de envidia 😉
        C.

        Le gusta a 1 persona

Piensa, opina, compárte(te).

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s