No, mañana no.

“Y nada tenía de malo,

y nada tenía de raro,

que se me hubiera roto el corazón,

de tanto usarlo.”

  Eduardo Galeano   


¡No, que esas son las copas buenas! Usa un vaso. 

No, esa camisa no, que es la de las bodas.

¿Ese vino? Uy, es carísimo. Lo estoy guardando… para un día especial.

Bueno, pues oh-qué-sorpresa, era hoy. Hoy era el día especial. Y mañana. Y ayer, que utilizaste los vasos de plástico, también era especial. Y tú, obseso del control, no lo has celebrado.

Sería una pena que el destino, que es hijo único y muy caprichoso, quisiera que mañana te cayera una maceta en la cabeza caminando por la calle. Las copas quedarían sin mácula, limpias, limpísimas en el estante de tu cocina. Ridículamente caras e intactas. Todos dirían: Él sí que sabía conservar las copas buenas. Sí, sí, todas sus camisas eran de un blanco nuclear.

Y tú, tirado en el suelo, pensarías que lo último que bebiste fue vino rancio en un vaso de plástico. Y se te picará el vino y tu camisa se la comerán las polillas. Por tonto.

drama

Nadie quiere que lo último que digan de él es que era un gran conservador de buenos vinos, ni ella una conocida coleccionista de pintalabios de rojos atrevidísimos que nunca se puso.

¿Camisa nueva? Genial, hoy para comer hay macarrones, and guess what, ¡no quedan servilletas!

Si cocinas y tienes ese vino buenísimo que te regalaron por tu cumpleaños, ábrelo. No te cortes, sírvelo en las de cristal bueno, no las del chino. Cocínate ese plato especial que querías prepararle a alguien un día, más adelante. Que te pregunten un martes en el trabajo si esas sandalias son nuevas y, porqué no, dile a tu hermana te quiero al irte de un bar.

Que se ría de ti. Que se rían. 

De que quieras gastar los cartuchos, de tus ganas.

¿Te contaron lo que le pasó a la cigarra? Una pena. Esa mojigata nunca supo lo que era el verano. No se bañó vestida la noche de San Juan. Nunca vio la cara que se le queda a alguien cuando le dices que está guapo y no bailó descalza hasta las mil.

Baile-Pulp-fiction

Se pasó el verano esperando, preparándose para ¿qué? el invierno.

Hazlo hoy. Hoy es un día perfecto para llamarla. Hoy es un día genial para ese café que dijisteis que un día haríais y nunca habéis hecho. Hoy sería un buen día para empezar esas clases de dibujo que siempre has querido hacer y para estrenar la chaqueta nueva. Aunque te mueras de calor y vergüenza. Aunque no quede bien, aunque no les guste.

Probablemente los demás no se estén riendo de tí. Se ríen de ellos mismos y de su incapacidad de disfrutar. De todo lo que llevan tiempo queriendo hacer y nunca han hecho. Se ríen de sus libros de recetas muertos de risa en la cocina, de sus camisas impolutas y sus mensajes no enviados y tú eres el cabeza de turco de sus lo que nunca hice.

Hazlo hoy y no pidas perdón. Mañana, quién sabe, podría ser tarde. Y qué palabra tan horrible… Tarde.

tumblr_max6xfGmct1qfzcw8o1_500

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “No, mañana no.

  1. I.A. dice:

    “Hazlo hoy y no pidas perdón. Mañana, quién sabe, podría ser tarde. Y qué palabra tan horrible… Tarde.” – no me gusta la palabra “mañana”, tampoco soy de las que gire la cabeza a ver el “ayer”. Me siento cómoda -o eso pretendo – disfrutando el “hoy”. Gracias por dedicarle un post!

    Le gusta a 1 persona

Piensa, opina, compárte(te).

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s