El bueno de Bon.

“Come on skinny love
just last a year,
pour a little salt
we were never here.”
Skinny love – Bon Iver

Ese dolor en el pecho. Ese bendito dolor en el pecho. Las pupilas dilatadas y las manos nerviosas. Entré en esa sala y la verdad, no lo esperaba. Su pose a lo James Dean y su flequillo revuelto, aunque poco o muy poco decían de él, invitaban como mínimo a coger asiento y mirarle. Sólo mirarle.imagesCAMXPZMQ
Me pareció divertido cuando empezamos a hablar. Nunca hubiera dicho que podrías averiguar tanto de alguien en apenas unos minutos, pero algunos vienen con carta de presentación en la frente. Y qué quieres que te diga, a mi esas personas me generan aún más curiosidad. Los malotes siempre me han dado pereza, que son como eternos adolescentes y yo aún no tengo previsto ser madre.
Así que sin saber qué hacía, me acerqué piqueta en mano a romper el hielo. Que no era hielo, sólo el silencio previo al primer hola qué tal, pero alguna metáfora tendremos que usar. Me presenté, se presentó y desde entonces no paramos de hablar. No hubieron silencios y si los hubieron, no molestaban. Eso a mí me fascinó.
No lo sabía entonces pero todo aquello, sus a mí me gusta este grupo y mis este fotógrafo es genial, empezaban a calar hondo. Y aunque no fue de un día para el otro, me enamoré. Irremediablemente y sin entenderlo aún hoy, me enamoré.untitled
Anuncios
Estándar

Octubres al sol.

“Disfruta de las pequeñas cosas,
porque tal vez un día vuelvas la vista atrás
y te des cuenta de que eran, en realidad, las cosas grandes.”
R. Brault

Lo sé,  lo sé: hace mucho que no escribo absolutamente nada. He dejado el blog en pausa esperando volver algun día, incluso eliminé la aplicación del móvil.

Al iniciar este blog me dí cuenta de cuántas cosas quería contaros, de cuánto lo necesitaba. Se me agolpaban las ideas en la cabeza cada vez que abría un blog o escuchaba una canción. Y ya, al día siguiente os lo estaba volcando todo en este muro, quisiérais o no. Y era rápido, más una necesidad que una afición.
A mí siempre me ha gustado escribir, pero para qué mentir, fue algo así como una terapia. Un rincón en el que expresarme y decir lo que en una tarde de cafés, pocos hubiesen escuchado.
imagesCA4PZMLZ
Y aunque al empezar a escribir me prometí que no lo dejaría a medias, que es algo que suelo hacer a menudo, una vez hube escrito lo que hasta la fecha habréis, o no, leído aquí… zas! Me quedé en blanco. Sin ideas, encefalograma plano. Me sentaba a escribir y no me salía nada. Todo frases inconexas y desordenadas. Y la cuestión: que dejé de escribir. Aunque me encantaba, dejé de escribir.
tumblr_n77zqf1GOu1slrg6co1_1280

Sigue leyendo

Estándar